¿Magisterio o Conservatorio?


Me entristecen las competiciones.

Más que nada porque siempre hay un perdedor. Y perder no le gusta a nadie, aunque a veces sea lo que necesitemos. Perder para mejorar.

De nuevo hace unas semanas , navegando por Twitter, me encontré con otro de esos tweets , tal y como el que te comenté en el post “¿Sirve tocar la flautita en la escuela?”,que me llaman la atención. Es el siguiente:

En cierto modo lleva razón. Es imposible comparar ambas formaciones, pero más que por la cantidad de Música que se enseña en cada una, por las diferentes finalidades que tienen.

Es como comparar un piano con una trompeta y gana el piano porque es más grande.

Desconozco si la persona que escribió dicha maravilla, lo hizo como venganza por algún compañero de Magisterio que se le “enmalentonó”, o simplemente, lo escribió como bandera de su “poder sobrenatural y omnisapiente sobre el mundo de la bendita corchea”.

Y hasta me da igual el motivo.

Querer comparar Magisterio de Educación Musical con un Grado Superior de Música es sencillamente absurdo. Uno está destinado a una funcionalidad, y el otro a otra diferente.

En un conservatorio Superior de Música tienen asignaturas durísimas de lenguaje musical, Historia de la Música, Armonía avanzada, composición, acústica y horas y horas de una práctica instrumental que requiere una fuerza de voluntad y un Amor a la música, descomunales. La especialización en una rama o en un instrumento son años y años de estudio (más de 10 como decía el tweet), con la finalidad de potenciar esa pasión y con un poco de suerte ejercerla en una Sinfónica o una gran orquesta.
También se abre la posibilidad a la enseñanza de tu especialidad o instrumento en los mismos Conservatorios de Música y Danza.

Magisterio en Educación Musical, tiene asignaturas de Sociología, Psicología, Pedagogía, ..etc aparte de las obligatorias musicales como Lenguaje musical, práctica instrumental, algo de historia de la Música, Agrupaciones, conjunto coral, un poco a Armonía..etc…con mucho menos nivel y exigencia en conocimientos musicales.

Solamente en asignaturas, podemos ver que casi no tienen nada que ver. Pero es por algo tan sencillo como hacia lo que está orientado.

Magisterio de Educación musical pienso que está orientado por un lado, a la iniciación y al descubrimiento de la música en los niños, y por otro a complementar su desarrollo psicológico, psicomotor y emocional.

Los maestros de música en las escuelas, son los encargados de encender el posible fuego que puede encenderse en el interior de niños a partir de 3 años, de descubrir la alegría de cantar, de bailar, o de tocar la “flautita”,..y hablo con conocimiento de causa.

Hacer conciertos con 25 alumnos, con el mismo instrumento o con varios al mismo tiempo, ver como dan los primeros pasos en aprender a leer y a escribir un nuevo idioma, uno universal por cierto, desarrollar la psicomotricidad (coordinación, lateralidad,..etc) a través de la música y el movimiento, trabajar inteligencias múltiples (Howard Gadner) como la lógico-matemática, intrínseca en la música, la corporal y quinestésica, interpersonal, intrapersonal, .. realizar flashmoobs o Lip dub, clases magistrales, desarrollar la capacidad de crear, la de escuchar y la de participar, crear patrones de conducta afectiva, llevar al máximo nivel a sensibilidad, la solidaridad y la cooperación..etc

Y más cosas.

Os pongo el ejemplo de una compañera y amiga de Magisterio, profesora de piano, musicóloga y musicoterapeuta. Estudiar cada una de estas ramas le sirve para ayudar, motivar y enseñar a diferentes personas, sin importar la edad.

Qué importa quién sabe más música. No consiste en eso.

Yo, simplemente me siento orgulloso de ser Maestro.

Comentarios recientes

    Archivos

    Categorías